Descubriendo Collserola con niños: una caminata hacía el pantano de Can Borrell

Hola mamás y papás! Sant Cugat es un pueblo precioso no solo por lo que es, sino también por lo que se encuentra en sus alrededores!

Con hijos apetece mucho hacer escapadas a la naturaleza y por esto va bien saber alguna rutilla donde puedes ir con ellos: que no sea un tramo con muchas subidas o escaleras, que haya bonita naturaleza, que haya bancos y sitios para sentarse.. Y lo más importante que al final de la ruta haya un sitio para comer!:)

Pues entonces el sitio de Collserola es el lugar perfecto, además está al alcance caminando de Sant Cugat.

Hoy os hablaré de una caminata hacía el pantano de Can Borrell. Para entrar al bosque de Collserola caminando desde Sant Cugat, tienes que llegar hasta la escuela Europa (Punto 1 en el mapa de abajo), dónde en la misma rotonda empieza el camino de tierra entrando a Collserola. La entrada con el carro de bebé es un poco incómoda por una cadena que atraviesa la entrada, una pequeña bajada y el estado del camino en el principio, pero una vez has pasado al camino de tierra la superficie está bastante plana y se puede ir sin problema.

Editada de: http://www.parcnaturalcollserola.cat/

Cuando sigues caminando pronto llegas a uno de los símbolos de la naturaleza de Sant Cugat y Collserola – Pi d’en Xandri. Es un pino enorme que hace unos años sufrió unos cambios inesperados. Puedes leer aquí su historia.

Enfrente de este árbol precioso hay un espacio enorme abierto donde puedes jugar a fútbol con tu hijo, los niños pueden correr y disfrutar de la vista. Al lado hay bancos donde te puedes sentar y un mapa de la zona para la navegación.

Pasando Pi d´en Xandri el camino es muy bonito y amplio, con poca subida y vistas agradables a campos verdes y arboles.

En Collserola hay una variedad de animales inesperada:  “La fauna de Collserola es mucho más rica de lo que cabría esperar en un espacio natural metropolitano, gracias en buena parte a la gran diversidad de ecosistemas. El encinar con roble alberga mamíferos como el jabalí, la jineta y el ratón de campo. También se encuentran otros animales como el zorro, la comadreja, la ardilla roja, el tejón, el conejo, erizo y la salamandra común. Entre las aves pueden mencionarse el herrerillo capuchino, el carbonero común, el mirlo, el petirrojo, el gavilán, el azor y el cárabo común. En la maquia abundan diversas especies de curruca, una de las aves más características del paisaje arbustivo mediterráneo. El único pez autóctono es el Barbo colirrojo (Barbus haasi), el cual se halla restringido a la Rierada.” (Wikipedia).

Si quieres encontrar más rutas para caminar o ir en bici puedes visitar la página oficial de Collserola: http://www.parcnaturalcollserola.cat/es

Después de caminar en total unos 30-35 minutos (sin contar el tiempo que nos paramos cuando vamos con niños para: vestirlos, quitarles la chaqueta, cambiarles el pañal, darles de comer y beber, ir detrás de ellos para que no se hagan daño, buscar la pelota que se ha ido al bosque, limpiarles las manos de la arena, quitarles algo de la boca, ponerles en el carro o al revés en el portabebés etc. etc:)) por un camino de sol y sombra y más o menos como se ve en las fotos, llegamos al punto 3 de nuestro mapa – la masía Can Borrell.

Foto:can-borrell.com

Es una de las masías que se encuentran en Collserola y en el alrededor de Sant Cugat. Si tienes pensado ir a comer ahí, y es un fin de semana, te aconsejo llamar y reservar unos días antes. Las masías siempre están muy muy buscadas para hacer comidas grandes familiares, cumpleaños y cada tipo de celebración familiar y sería casi imposible encontrar sitio sin reservar.

Continuando el camino, pasando la masía y siguiente el camino que hace subida, en unos 10-15 minutos nos encontramos con la indicación hacía el pantano de Can Borrell. El camino hace bajada (ojo hay unos 20 escalones altos que suben y bajan) y en unos minutos estamos en nuestro punto final, el pantano de Can Borrell.

Es un sitio bueno para parar, descansar, comer y disfrutar de la vista mientras los niños (o y también perros) jueguen con la tierra, el agua y todo que se encuentre en el bosque.

 

Espero que os haya gustado mi reportaje! Hasta el próximo encuentro!

Saludos,

 

Pedro, Gabi y Nona 🙂